*
Sobre la mayor y más alta concentración de agua de la tierra se sucumben en el Lago Titiqaqa diversas brechas culturales que hoy resisten fuertemente y que son referentes de ciudad y sociedad en Latinoamérica, sobre esta tierra árida que se choca con el hielo de los Andes se rompe la frontera de dos naciones, quizás las más latinas de todas porque transigen en sus negritudes, con su magia amazónica y en su herencia latente indígena, así verde y azul se condecoran como el “embrujo quri” Inka y Aymara en pleno occidente suramericano. Perú y Bolivia comparten protegidos por sus imponentes Andes un legado ancestral que nos representa como continente en la latinidad de la nieve.

De diferentes materias, tierra, flora, agua, hielo y piedras preciosas, se levanta a 3.821 metros de altura el “Dios Titiqaqa” que se desborda dejándose ir sobre el Amazonas, la sierra y las montañas de piedras hasta encontrarse en el océano pacífico, sin duda uno de los fenómenos sobrenaturales más ricos de nuestra sabiduría literaria.

Así, la serie “Larama” establece una reflexión sobre los modos de supervivencia de distintos nativos que desde la magia ancestral y la pluriculturalidad andina, son agradecidos a su “Pachamama” y resisten en la actualidad para develar toda la fantasía precolombina que persiste y seduce a quienes nacemos con vínculos de esta cordillera.

Tierra de Incas, agua Titikaka, Diosa de la Luna y Dios del Sol, emperadores de la mata fría, niños aborígenes, hijos de la tierra, nos enseñan su apreciado paisaje preservado por ellos mismos, explotado por otros, pero siempre protegido por su Dios hacedor de uno de los territorios más fervorosos del realismo mágico en su altísima expresión, en donde la respiración se corta y se sana con hoja de coca.  
*
Larama
9
113
1
Published:

Larama

9
113
1
Published: