Project Views
300
Appreciations
40
Followers
20
Following
73
Me and my motivation!

Hello!, I’m a illustrator, graphic designer and character designer open for freelance work.

By now I have a solid experience with illustration and team management. Always trying to improve and invest in art projects!. I am delighted to receive your message, I will reply as soon as possible… Read More
Me and my motivation!

Hello!, I’m a illustrator, graphic designer and character designer open for freelance work.

By now I have a solid experience with illustration and team management. Always trying to improve and invest in art projects!. I am delighted to receive your message, I will reply as soon as possible.

I’m interested in everything I can draw, but still lives in me that teenager who is still flying with his Hover Pilder, ready to put on a robot 30 meters high, so I want to continue dreaming and throwing crazy ideas at the paper or screen of my computer, just that and be able to live on it. Well, that, the game starts !!!, ‘Insert Coin’, says the screen … Let’s play !!.

Thank you for being there and read me! Thank you with all my heart! Touch Meeting of dreamers.

Have a good day and thank you for all!



Mi Pequeña historia con el dibujo

Comencé a dibujar desde muy pequeño, siempre recordaré con 8 ó 9 años, un día en el colegio, cuando nos pusieron una lámina encima del pupitre para participar en un concurso de dibujo. Nos dijeron; “dibujad lo que queráis…” y yo hice un castillo. Aún recuerdo mi torpe dibujo. No gané el concurso, quedé segundo, casi todos quedamos finalistas (tenía truco)… De ese modo, junto a nuestros padres tuvimos que ir a recoger el premio a un hotel de la ciudad, donde los embaucarían con la compra de una enciclopedia, mientras nos colgaban una medalla al cuello. También recuerdo esa medalla.

Mis padres, al ver mis aptitudes artísticas, me apuntaron a la academia de un famoso pintor de la ciudad (Valladolid, España), donde pase varios años peleándome con el carboncillo, los oleos y los pinceles. Recuerdo que no lo pasaba bien, ya que me tocaba dibujar jarrones y bodegones súper aburridos. Ponían música, sí, pero música clásica, algo que tampoco me gustaba. Recuerdo ir y no gozar de nada de lo que allí sucedía. Ahora pienso que aprendí mucho, cierto, pero que quizá con algo más de psicología infantil, esa academia nunca hubiera tenido que cerrar sus puertas y yo quizá habría seguido dibujando y aprendiendo. Hay que sembrar la curiosidad en la cabeza de un niño para estimularlo, cada niño tiene sus botones de acceso, y que con solo una pregunta o quizá una charla, voila!, ya tienes a un niño motivado a tope. Pero no, no sucedió así, y aunque yo seguía soñando con Robots gigantes y Héroes inmortales, seguían haciéndome dibujar manzanas y botijos deformes. Incomprensible.

Mientras tanto, yo decoraba los libros de texto buscando cada espacio en blanco, para plagarlos de monstruos y naves espaciales. Cada curso, hacia una caricatura grupal de todos mis compañeros, dibujo que rodaba desde la fotocopiadora a todas las carpetas de mis amigos; eso me motivaba a seguir dibujando, eran los Likes en los 80s… Droga dura, ya sabéis… Me gustaba sentir que ocupaba un lugar en mi pequeño mundo. Era feliz, bueno, siempre fui feliz, soy feliz, eso no ha cambiado.

Deje la academia tras un par de años, no quería volver a ese ambiente caduco y poco alentador. Eran los años en que comenzábamos a oír hablar de una liga de baloncesto llamada NBA, de alucinar con las zapatillas increíbles que calzaban esos gigantes, los tiempos de los dibujos animados en la tele todos los sábados y domingos por la mañana. Llegaron las películas alucinantes, los Gremblins, Regreso al Futuro, La mujer Explosiva, Freddy Krueger… Locura total a ritmo de Take on Me. Me volaba la cabeza con cada estimulo visual, no paraba de dibujar sin parar y sin criterio alguno, bueno, sí, no quería ni oír hablar de dibujar una vasija, ni una fruta, ni nada que se pudiera colocar en un bodegón, bajo un artístico mantel de cocina. Alma de cántaro!.

Adolescencia y tocaba tomar decisiones, ¿qué hacer con mi vida?; me encantaba dibujar, pero no creía poder comer de eso y tampoco quería seguir estudiando. Pues sencillo; A trabajar toca!!, primero en la empresa familiar; una carnicería; mucho madrugar, trabajo duro para él que quizá aún no estaba preparado y mucho seguir soñando. Tocaba hacer la mili (yo la hice, si señor), pues venga!, a perder casi un año jugando a los soldaditos. Mis padres, siempre me ayudaron y me motivaron para que hiciera lo que mas me apeteciese, y en esos momentos me apetecía probar algo nuevo; una tiendita de camisetas (Tu flipas!), pues a ello!, con el enorme esfuerzo de mis jefes, el ánimo de Laura (mi novia entonces…) y mi inconsciencia al 200%, abrimos una tienda preciosa llamada Paxanga. Esa es otra historia que ocuparía los 22 años siguientes, quizá os la cuente otro día… Es una historia bonita, pero no quiero aburriros…

Durante esos años ‘Paxangers’, casi no dibujé más que para mi negocio y para Jart Skateboards. Con ellos aprendí muchísimo, crecí como diseñador gráfico, aunque era difícil tener las manos metidas en tantos sitios y tras 4 años dibujando, diseñando y maquetando, doblando camisetas y poniendo cordones a miles de zapatillas; paré. En esos 4 años, creamos su logo (el que usan actualmente – 2018), creamos más de 100 diseños para tablas de skate, más de 30 anuncios para diferentes publicaciones, diseñé ropa de todo tipo, incluso diseñé zapatillas para una empresa llamada 22BE. Fue la locura, pero tenía que centrarme en mi empresa, en nuestra tiendita que había crecido tanto…
Dejé de dibujar. Fueron casi 10 años sin coger el lápiz.

En 2018, en febrero Laura y yo tomamos la decisión mas dura de nuestras vidas, había que tomar aire y afilar el hacha, y lo hicimos; cerramos Paxanga. Era el momento de volver a dibujar. Tenia que ponerme al día y en ello estoy aún.

Siento mucho este tremendo monólogo, pero tocaba contar algo de mí y puede que este montón de palabras, quizá os dé una idea de como llegue hasta el momento actual. Solo quiero añadir que gracias a Laura, a mi familia y a algunos de mis amigos estoy ahora mismo aquí; dibujando casi sin tomar aire y que gracias a ellos, puedo hacerlo empleándome al 1000%, como me gusta hacer cada cosa.

Me interesa todo lo que pueda dibujar, pero aún vive en mí ese adolescente que sigue volando con su planeador, dispuesto a calzarse un robot de 30 metros de altura, por ello, quiero seguir soñando y lanzando ideas locas al papel o a la pantalla de mi computadora, simplemente eso y poder vivir de ello. Pues eso, que comienza el juego!!!, ‘Insert Coin’, dice la pantalla… Juguemos!!.

Gracias por estar ahí y leerme!!, Gracias de todo corazón!!. Toca Reunión de soñadores.

Así que ya sabes, si tienes una idea alucinante y no encuentras quien te ayude a ponerla en moviendo, quizá yo pueda ser parte de ese loco proyecto; puedo dibujar, puedo diseñar, incluso puedo animar… Trabajo con casi todas las aplicaciones que puedas necesitar, incluso si se trata de simple papel y bolígrafo. Y no te preocupes de nada, todo es posible si tienes ganas y buena disposición. Quiero ser parte de tu proyecto; ya sea para poner satélites en órbita o hacer una tarjeta de presentación… Solo te pido dos cosas; que me permitas seguir soñando colores y que valores que cualquier proceso creativo no se consiguen apretando simplemente un botón. Cuéntame en que sueñas tú.

Puedes enviar tu propuesta desde este Email, desde el formulario de contacto o siguiendo mi Instagram, Facebook, Twitter, Behance, Artstation, Domestika, TalentHouse, PosterSpy… Etc. Read Less
Member since: