• White
    Mobiliario contract/urbano, 2009
  • La familia White busca resultar anónima, pretende no llamar en exceso la atención e integrarse en los espacios públicos. Su perfil visual tranquilo, junto a las diferentes versiones de asiento y respaldo, le dan un aspecto afable que invita a sentarse cómodamente.

    De diseño elegante y refinada ejecución, toda la serie se soluciona mediante trazos sencillos. Se resuelve así con un lenguaje claro y contemporáneo. Su construcción básica y honesta le otorga un gran carácter, la cual sigue un discurso coherente entre material y forma. White destaca también por su versatilidad y amplia familia que pueden responder a infinidad de espacios y ambientes.

    La gama de colores está muy acotada, siendo el blanco el color articulador de todos los elementos, esta decisión se debe al carácter neutro que tiene el blanco, además otorga un carácter liviano, sencillo y puro a las piezas, que buscan pasar desapercibidas e integrarse en el paisaje de la playa. El blanco también se asocia con la idea de limpieza e higiene. Esta decisión de partida permite que las piezas dialoguen con su entorno más próximo desde un lenguaje de modernidad pero sin competir con los valores estéticos tradicionales de la Malva-rosa.

    El elemento generador de todas las piezas es un plano continuo que se pliega sobre sí mismo. Además de ser un aspecto formal que configura la apariencia final del mobiliario, termina por desarrollar tanto el asiento como el respaldo de los elementos.

    Para la configuración de las piezas, se ha optado por una gama reducida de materiales. Buscando que tengan un buen comportamiento en ambientes agresivos, como es el marino, y permitan cumplir con las premisas impuestas en el briefing; como son la facilidad de conservación, almacenaje y limpieza del nuevo mobiliario.