Add to Collection
About

About

Serie de ilustraciones trabajada en base a la relación entre lo orgánico y lo onírico.
Published:
    Hace mucho tiempo, en un resplandeciente día de primavera, un pequeño huevo empezó a cobrar vida. De su interior salió un simpático pingüino conocido en su colonia como Totó. Motas multicolores decoraban su cuerpo de  tacto aterciopelado..........................
.....Un buen día, sin pensárselo dos veces, se tiró al agua y empezó a nadar  sin mirar atrás. Mientras nadaba, observaba la vida de las profundidades, los peces, las algas, las tortugas, incluso se llegó a sentir parte de las profundidades. Nadaba y nadaba sin rumbo fijo, hasta que una noche oyó ruidos de chapoteo cerca de donde se encontraba.
 
-¿Quién anda ahí?- preguntó asustado.
 
Le respondió un sonido agudo que no pudo descifrar. Cautelosamente, se acercó y descubrió un curioso animal enredado entre algas y cuerdas........
...... Su piel era porosa y  en su cabeza predominaba un único ojo de mirada triste. Su respiración era agitada y forcejeaba con fuerza tratando de liberarse. Totó no se lo pensó y corrió a ayudarle..........
 
Mientras la liberaba, Totó no pudo aguantarse la curiosidad  y le preguntó:
 
-Y tú, ¿qué animal eres?
 
­-Yo soy una ballena, aunque un poco más pequeña de lo habitual –contestó ella.
 
-Y ¿qué haces aquí tan sola?-preguntó Totó.
 
-Vivía en el pequeño mar de Weddell con mi familia, pero quería ir en busca de eso que llaman océano -respondió la ballena. -¿Y tú?
 
-Yo tan solo viajo, quiero saber que hay más allá del hielo -respondió con seriedad Totó.
 
-Por cierto, me llamo Totó,-; y tú ¿cómo te llamas?
 
-A mí me llaman Angelita, la ballenita chiquitita – respondió el curioso animal.
......................................................................................................................................
 
.......Le llevó toda la noche cortar con su pico la maraña, en la que el curioso animal se había enredado.
Tras terminar de cortar las ataduras, Angelita,  con un simpático gesto, empujó con su cola a Totó montándolo encima de su lomo. Al principió Totó sintió miedo, pero la ballenita le transmitía un sentimiento de seguridad. Así que se agarró fuerte al lomo y emprendieron  viaje juntos, surcando los mares en busca de lo desconocido.......
.......Una oscura noche,  mientras seguían su viaje, les alcanzó una terrible tormenta. Totó, asustado, se agarró lo más fuerte posible a la porosa piel de Angelita, pero la tormenta era tan fuerte, que aunque intentara resistirse fue en vano.
 
La tormenta consiguió separarlos y enviarlos en direcciones opuestas.
Totó amaneció dolorido y desorientado, poco a poco le fueron viniendo los recuerdos de lo sucedido.......