Add to Collection
About

About

Los tenues destellos de estrellas lejanas se desvanecen al unísono del silencio, poco a poco, y con ellas, la inevitable asimilación de la caída … Read More
Los tenues destellos de estrellas lejanas se desvanecen al unísono del silencio, poco a poco, y con ellas, la inevitable asimilación de la caída de Dios. El tiempo como espejo de la hostilidad del universo me recuerda que la quietud es el último de los mapas a decifrar y con ella, el caos de la extrapolación de la mente sobre la fe. En oscuridad navegamos, en oscuridad, encenderemos una linterna por cada promesa perdida, por cada imperio que encontremos en ruinas...Salúd por los caídos, un grito de guerra por los que caeremos. Buen viaje. Read Less
Published: