Add to Collection
About

About

No hay mejor manera que recrear el tradicional saludo japonés, el Ojigi, a través de un flyer que te da la bienvenida al club Otoko (Hombre) de S… Read More
No hay mejor manera que recrear el tradicional saludo japonés, el Ojigi, a través de un flyer que te da la bienvenida al club Otoko (Hombre) de Shiseido. Sencillez en la ejecución y una idea simple y acorde con el objetivo. Eficacia japonesa. Read Less
Published:
No hay mejor manera que recrear el tradicional saludo japonés, el Ojigi, a través de un flyer que te da la bienvenida al club Otoko (Hombre) de Shiseido. Sencillez en la ejecución y una idea simple y acorde con el objetivo. Eficacia japonesa.
La reverencia (お辞儀 o-jigi) o saludo, es probablemente el aspecto de la etiqueta japonesa que es más conocido fuera de Japón (el o お es un honorífico pero no puede ser omitido de esta palabra). La reverencia es considerada sumamente importante en Japón, esto llega a tal extremo, que aunque se les enseña a hacer la reverencia a los niños desde muy pequeños, de todas formas las empresas ofrecen entrenamiento a sus empleados sobre como realizar una reverencia en forma correcta.

Las reverencias básicas se realizan con la espalda derecha y las manos a los costados del cuerpo (niños y hombres) o entrelazadas en la falda (niñas y mujeres), y con los ojos mirando hacia abajo. La reverencia se origina en la cintura. Por lo general, cuanto más larga y más pronunciada es una reverencia, es mayor la emoción y respeto que se expresa.

Se distinguen tres tipos principales de reverencias: informal, formal, y muy formal. Las reverencias informales comprenden una inclinación de solo quince grados o apenas una inclinación de la cabeza hacia adelante, las reverencias más formales poseen una inclinación de unos treinta grados. Las reverencias muy formales son más pronunciadas.