• Mireyita

  • Después de 68 años, Mireyita dejó de sentirse joven, fue como si de un día para otro un rayo de sol apuntara a directamente a su cara mientras ella no se daba cuenta y al igual que la plasticina, su rostro comenzó a gotear y a desformarse. ¡Pobre Mireya!