• El ave de mis malos sueños sale de ellos para posarse y contemplar así sin más.