• Luces, espectros que escapan de la realidad y que fueron disparados por una cámara que no captaba la luz de la noche.
    Y cuando vemos los negativos o previas de esas fotos, lo primero que decimos es "qué mal, qué error".
     
    De los errores se aprende y, algunas veces, esos errores son bonitos, porque no son perfectos.