Add to Collection
About

About

Nada perdura frente a la inmensidad, mi existencia no es más significativa que la de una hormiga, la vida sigue su cauce, igual que existía antes… Read More
Nada perdura frente a la inmensidad, mi existencia no es más significativa que la de una hormiga, la vida sigue su cauce, igual que existía antes de llegar, igual que seguirá después. Las personas somos meras espectadoras del ahora. Hierro y asfalto forman el puente 25 de abril de Lisboa, desde 1966, ha visto una dictadura y su derrocamiento, su estructura se balancea y cruje a nuestro paso. Sólo se abre una vez al año a los viandantes, y la experiencia frente a la inmensidad es de total insignificancia propia, melancólica y reconfortante a la vez, te recuerda que la poca trascendencia de tus actos viene acompañada de una sensación de libertad, ligera y etérea. Read Less
Published: