Le Cool Covers

  • 154
  • 9
  • 0
  • ¿Quién eres y a qué te dedicas?
       Me llamo Daniel Portal y soy un diseñador gráfico, ilustrador y editor de motion graphics nacido en Burgos. Desde que comencé mis estudios de diseño gráfico en Logroño, he estado realizando diversos trabajos como freelance, gran parte de ellos en calidad de ilustrador. Siempre me atrajo la ilustración, desde pequeño, pero nunca pensé que me pudiera llegar a ganar la vida haciéndolo hasta que descubrí mi profesión. Me encanta todo lo que tenga que ver con este mundo y tengo cierta tendencia a comprar todo tipo de libros relacionados con ello (aunque muchas veces económicamente no me convenga). También soy un aficionado al cine, trato de ir todo lo que mi economía me permite, y también soy un forofo de las novelas gráficas y las novelas de ciencia ficción, desde Moebius a Asimov.
     
    ¿Cuál es la idea de tus portadas?
       La idea principal de las portadas era reflejar lo que para mí significaba Madrid. Ambas están orientadas a una de las esculturas más reconocibles de la ciudad: “el Oso y el Madroño”, pero con un enfoque más “personal”. La primera es una especie de “tributo” a el teatro en Madrid, que me ha tocado muy de cerca desde que llegué a vivir a la ciudad, puesto que empecé viviendo con dos estudiantes de teatro con las que tengo la suerte de seguir manteniendo la amistad. La segunda es una interpretación más “libre” de la osa. Es unlettering de la palabra Madrid, destrozado por un zarpazo de la misma osa que lo representa. Un simple juego que siempre había tenido ganas de hacer.
     
    ¿Cómo sería tu día perfecto en Madrid?
       Es una pregunta francamente difícil. Hay demasiadas cosas que hacer en Madrid y un día es completamente insuficiente para todo, así que enfocaré mi “día perfecto” a un punto de vista más personal, a hacer lo que a mi me gusta y punto. Por supuesto, empezaría el día sin madrugones, sin preocuparme demasiado de la hora a la que levantarme (obviamente, sería un día libre, jajaja). Bajaría a desayunar a alguna de las terrazas de Lavapiés, cerquita de mi casa, y después iría a dar una vuelta con algún amigo por el centro. Nada de metro, donde nos llevaran los pies, quizá por Malasaña, o a echar unas fotos haciendo el “chorra” por plaza España, Debod, o donde quiera que nos apeteciese en ese momento. Sentarnos en alguna terraza en la Latina a tomar unas cañas y reírnos de la vida, o lo necesario para hacer hambre e ir a comer a algún restaurante interesante por la zona. Después café y quizás pasar por el Reina Sofía o CaixaForum, o el Prado, si hay algo interesante que ver. Volver a casa, cambiarme y salir a correr por el Manzanares un rato, relajarme, escuchar música y cansar el cuerpo un poco. De vuelta otra vez a casa, ducha e ir a una de las últimas sesiones al cine (la sala me importa menos siempre que la película sea buena, pero suelo visitar bastante los cines Golem de plaza España). Una vez salidos del cine, unas cañas por Tribunal, un rato con los “colegas” y vuelta a casita a descansar de nuevo. Ya se que no es el día que muchos pensarían, pero a mi siempre me gustó lo sencillo: cine, amigos, un poco de deporte y un toque de cultura.