Add to Collection
About

About

El trabajo se centró en diseñar un proyecto gráfico global para una pequeña panadería-pastelería familiar con más de 50 años de tradición, que ha… Read More
El trabajo se centró en diseñar un proyecto gráfico global para una pequeña panadería-pastelería familiar con más de 50 años de tradición, que ha decidido crear un sistema de negocio más completo, aumentando su gama de productos y servicios. Se trata de una empresa que une tradición y modernidad, por lo que su gráfica debía reflejar esta nueva clase de negocio pero sin perder su carácter tradicional, puesto que la tradición es la base de la empresa ya que cuenta con años de experiencia y sus productos están elaborados artesanalmente empleando recetas familiares de toda la vida. Sus productos siempre se han caracterizado por su calidad, sin embargo, su estética no lo ha reflejado nunca. La solución para su identidad visual se basa en reflejar la calidad a través de un cambio en su diseño, con una nueva identidad de marca, con una reforma en el local y una línea de envases y embalajes, consiguiendo un sitio más exclusivo y delicado, dejando atrás la imagen de panadería de barrio. El objetivo era conseguir una imagen sencilla, limpia y elegante, puesto que va a ofrecer una gama de productos de alta calidad. Que transmita tradición pero a la vez modernidad. Además, la nueva marca debía englobar todos los productos y servicios con los que va a contar el negocio tras su reforma, teniendo siempre presente el público al que se dirige, un público adulto con un nivel adquisitivo medio-alto. Read Less
Published:
Florentina
Branding, Packaging, Naming
El trabajo se centró en diseñar un proyecto gráfico global para una pequeña panadería-pastelería familiar con más de 50 años de tradición, que ha decidido crear un sistema de negocio más completo, aumentando su gama de productos y servicios. Se trata de una empresa que une tradición y modernidad, por lo que su gráfica debía reflejar esta nueva clase de negocio pero sin perder su carácter tradicional, puesto que la tradición es la base de la empresa ya que cuenta con años de experiencia y sus productos están elaborados artesanalmente empleando recetas familiares de toda la vida. Sus productos siempre se han caracterizado por su calidad, sin embargo, su estética no lo ha reflejado nunca.
La solución para su identidad visual se basa en reflejar la calidad a través de un cambio en su diseño, con una nueva identidad de marca, con una reforma en el local y una línea de envases y embalajes, consiguiendo un sitio más exclusivo y delicado, dejando atrás la imagen de panadería de barrio. El objetivo era conseguir una imagen sencilla, limpia y elegante, puesto que va a ofrecer una gama de productos de alta calidad. Que transmita tradición pero a la vez modernidad. Además, la nueva marca debía englobar todos los productos y servicios con los que va a contar el negocio tras su reforma, teniendo siempre presente el público al que se dirige, un público adulto con un nivel adquisitivo medio-alto.