Edición Ocho - Cuerpo

  • 274
  • 29
  • 10
  • El día de su coronación, usó el mismo vestido que usó Marilyn Monroe  para La famosa escena de la película “La comezón del séptimo año” (1955), en la que su vestido se eleva hasta casi su cintura, que, tanto por su antigüedad, como por su belleza constituían el mayor de los tesoros y placeres que un cuerpo perfecto podría llevar:
     
    -          El alma “perfecta”
    -          La sonrisa perfecta
    -          La cara perfecta
     
    Todo un cuerpo perfecto que constituye la mentira perfecta.
     
    Deja que la pasión abrace todo tu cuerpo.