Miradas de Wolframio
A collection of 9 pieces with which the artist has tried to capture a reflection of today’s society, of the scariness of the monsters he encounters on his adult life, that makes his under-the-bed and closet monsters look much less scary.
With this new collection, the artist addresses a very well-known topic, while making it intuitive and creative at the same time. Take a closer look to the titles of the pieces and you’ll find they are built like a puzzle.
Nowadays, the Wolframio (tungsten) is a key material when understanding modern societies. The US holds one of the biggest reserves in the world.
 
Curiosity
The name "wolframite" is derived from German "wolf rahm" ("wolf soot" or "wolf cream"), the name given to tungsten by Johan Gottschalk Wallerius in 1747. This, in turn, derives from "Lupi spuma", the name Georg Agricola used for the element in 1546, which translates into English as "wolf's froth" or "cream" in reference to the superstitions of medieval Saxon miners who believed that the devil appeared in wolf form and inhabited the depths of the mines eroding cassiterite with slavering jaws. (Wikipedia)
 
 
 
 
Miradas de Wolframio
Una colección que consta de nueve piezas con las que el autor pretende
mostrar el estado actual de la humanidad. El Artista explica, que los monstruos que le
asustaban cuando era pequeño ( el del armario, el de debajo de la cama...), no le daban
tanto miedo como los que se encuentra ahora siendo adulto en esta sociedad. En esta
nueva colección el artista aborda un tema de rabiosa actualidad, que con los títulos de
cada pieza y junto al nombre de la colección, el observador pueda comprender el
significado de la obra como si de piezas de puzle se tratasen.
En la actualidad, el wolframio es un material fundamental para entender las sociedades
modernas y Estados Unidos es uno de los países del mundo que mantiene reservas
nacionales junto a otros productos considerados de primera necesidad para su
supervivencia.
 
Curiosidad:
La palabra wolframio es traducida como "Baba de Lobo" en referencia a las
supersticiones de los mineros medievales sajones que creían que el diablo se aparecía en
forma de lobo y habitaba las profundidades de las minas corroyendo la casiterita con
sus fauces babeantes. Este metal aparecía mezclado con el ácido de otro desconocido —
wolframio— que actuaba corroyéndolo. (información sacada de la Wikipedia)