(No) Todo está en la superficie
(NO) TODO ESTÁ EN LA SUPERFICIE
Impresión sobre papel de algodón y acrílico intervenido con tinta uv.
Vinil adhesivo mate y brillante sobre pared intervenido con tinta uv.
Dibujo en tinta uv sobre pared.
2019
“Hemos errado al creer en los hechos, solo existen los signos. Hemos errado al creer en la verdad, solo hay interrelaciones. (…). Todo está implicado, todo está complicado, todo es signos, sentido, esencia”.
(Gilles Deleuze, Proust y los signos, Anagrama: Barcelona, 1995 (1964): pp. 107-108)
En (No) Todo está en la superficie, Sebastián Nieto vuelve a explorar el territorio que más lo ha inquietado durante los últimos años: las huellas y los vestigios que, a raíz del inexorable paso del tiempo, marcan los espacios, las relaciones y los cuerpos. Nieto indaga los mecanismos que operan en nuestra memoria cuando esta decide permitir el ascenso de ciertos contenidos hacia la consciencia, dejando otros en el olvido. Relación que expresa, en última instancia, la dialéctica inacabable entre el fondo y la forma, lo visible y lo invisible, lo legible y lo ilegible. ¿Cuál es la frontera que separa (¡y une al mismo tiempo!) aquello que podemos representar de lo irrepresentable?
En este sentido, el origen de esta exposición se encuentra en el impulso que mueve a Nieto a intentar comprender las grietas abiertas por el tiempo. La fotografía le sirve como medio para pensar esas fracturas. Sin embargo, paradójicamente, una vez más desconfía del carácter polisémico de las imágenes. Por ello, recurre a otros medios (textos, dibujos) que operan como complementos reflexivos que permiten detonar y anclar posibles significaciones. Así, apela a una escritura subterránea, invisible, realizada con tinta UV. Con este gesto muestra que el proceso por el cual emergen las palabras y las imágenes almacenadas en la memoria, puede entenderse como un movimiento activo del sujeto que va en busca de ellas. Nieto pareciera decirnos, por tanto, que auscultar nuestra memoria es tan duro como penetrar una piedra. Es imposible iluminar por completo el lugar donde se graban nuestras experiencias.
Dicha reflexión en torno a la importancia de reconocer el lugar desde el que se recuerda, muestra que Nieto está preocupado no solo por los mecanismos de su memoria, sino también por el desfase que se produce cuando dos (o más) personas intentan recordar (¿reconstruir?) hechos vividos conjuntamente. ¿En qué sentido dos personas pueden decir que han vivido la Misma Historia? ¿Cómo ser justos (y verdaderos) ante el carácter diferencial del tiempo vivido? Recordar no solo es tejer nuestro presente con nuestro pasado otorgándole consistencia así a nuestra existencia personal; es, también, entrelazar los hilos de nuestra historia con los múltiples, infinitos, hilos de las otras historias con las que nos hemos cruzado.

Texto: Alejandro León Cannock










(No) Todo está en la superficie
11
43
0
Published:

(No) Todo está en la superficie

“Hemos errado al creer en los hechos, solo existen los signos. Hemos errado al creer en la verdad, solo hay interrelaciones. (…). Todo está impli Read More
11
43
0
Published:

Creative Fields