El hombre que aprendió a
Al pasar veloz por el corredor dijo algo, casi una palabra, una fracción, un breve sonido. Giró el cuerpo para tomar las escaleras. Saltó uno dos tres escalones y sin tomar impulso saltó nuevamente. Miró el reloj, no le importaba el tiempo pero le gustó el movimiento de las manecillas. Entró a la habitación, dio uno dos tres saltos hasta llegar al sillón. Desde allí podía ver hacia la ventana y a través los tejados, el cielo, los pájaros balanceándose sobre las cuerdas. Se acomodó bien, enroscando su cuerpo. Parpadeó lentamente y se quedó viendo algo, algo que se movía en algún lugar al otro lado.
EL HOMBRE QUE APRENDIÓ A HACER COMO LOS GATOS
El hombre que aprendió a
167
691
5
Published:

El hombre que aprendió a

Dibujo a lápiz .
167
691
5
Published:

Creative Fields