Aves colombianas pintadas sobre madera
Este proyecto nace como respuesta a mi admiración por la fauna colombiana, en especial por las aves, a la vez que reuno mis capacidades pictóricas con el deseo de reciclar y el trabajo con la madera.

De niño, cuando tenía alrededor de 12 años, solía dibujar aves copiándolas de las láminas o fotografías de diversos libros y enciclopedias de animales. El resultado siempre fue digno de admirar para un niño de esa edad pero nunca vi en esa actividad algo que pudiese dar futuros en el futuro de manera que dejé de hacerlo y olvidé el tema. Hoy, tras más de tres décadas, vuelvo a pintar aves pero ahora no es con lápices y colores sino con pincel y pintura acrílica, y reemplacé las hojas de cuaderno por láminas de madera preparada especialmente para recibir la pintura. El uso de la madera como soporte le otorga a las obras un aspecto diferente y cada imperfección representa las "heridas" recibidas por el material en un servicio prestado anteriormente.




Arriba izquierda: Zonotrichia capensis, conocido como gorrión copetón o pinche es una de las aves más comunes en Bogotá y en gran parte de las regiones montañosas de Colombia. Derecha: Colibri coruscans, es también bastante frecuente en Bogotá y se le conoce como chillón común. Abajo: Representación de un Heliangelus zusii, llamado Colibrí de Bogotá (Bogotá Sunangel en inglés), del cual solo se conoce un ejemplar coleccionado en Bogotá en 1909 y en torno al cual existe una discusión en cuanto a si se trata de una especie extinta o on híbrido entre dos especies.




Arriba izquierda: Cyanocorax yncas, un bello córvido de las montañas colombianas conocido como Carraquí de montaña. Abajo izquierda: El hermoso Barranquero andino, Momotus aequatorialis, también conocido como Relojero por el movimiento pendular de su cola. Derecha: Milvago chimachima, llamado comúnmente Pigua o Halcón garrapatero, es también un ave muy frecuente en las regiones cálidas de Colombia.




Spizaetus ornatus, llamada comúnmente águila coronada, águila adornada o azor águila encopetado, habita en las selvas colombianas y es una de las rapaces más hermosas del mundo por su colorido plumaje aunado al elegante penacho que adorna su cabeza.
 


Para pintar cada ave realizo un trabajo de investigación y búsqueda de imágenes previo que me permita encontrar la mejor pose tomando en cuenta que se vea la totalidad del ejemplar y sobre todo que el ángulo de toma sea al mismo nivel del ave; esta búsqueda es particularmente difícil en algunos casos pues la mayoría de las imágenes disponibles tienen una perspectiva inferior distorsionando la apariencia del animal.
 
Mi idea original fue pintar cada ave a escala real con el fin de apreciar la belleza de cada ejemplar de la manera más cercana posible a su realidad en la naturaleza, sin embargo me di cuenta que en la medida en que la imagen es más pequeña la cantidad de detalles que se pueden agregar es insuficiente haciendo un poco más burdos los trazos de las aves pequeñas en relación con el nivel de detalle de las aves grandes. Así que en próximas obras trataré de buscar formatos más justos para todas las aves sin importar su tamaño original.




El trabajo comienza con el alistamiento de la madera, la cual normalmente está formando estructuras de embalajes y estibas. Luego clasifico y almaceno las tablas para usarlas en los futuros proyectos cuidando de no dejarles puntillas ni tornillos. Todo el proceso es realizado con métodos y herramientas muy básicos. Armo los tableros usando prensas manuales y un pequeño banco de trabajo, y posteriormente los pulo con una lijadora roto-orbital eliminando asperezas y astillas peligrosas para la manipulación.




El proceso de elaboración de cada pintura es bastante dispendioso y requiere una interpretación de formas y colores para que el resultado tenga la esencia del ave sin importar cuan realista sea su apariencia.




El nivel de detalles va en aumento lentamente. Capa tras capa se van añadiendo pinceladas que van conformando la imagen definitiva. Decidir cuándo parar es una cuestión bastante difícil pues seguramente siempre habrá puntos donde se puedan agregar más detalles y mejorar la imagen.




Ver una obra colgada, haciendo parte de un ambiente, es un orgullo y me genera gran satisfacción. Agradezco enormemente a quienes se han interesado en mi proyecto y me han dado su apoyo solicitando encargos especiales y adquiriendo las obras que tengo disponibles. En la foto aparece mi hermano, Santiago Corradine, con quien comparto mi amor por la naturaleza y las cosas hechas a mano, y quien ha sido un gran apoyo facilitándome materiales y herramientas para el trabajo con la madera.



Gracias por apreciar mi proyecto!​​​​​​​
Si quieren estar más al tanto de mis obras y realizar algún pedido, pueden visitar la página de Facebook del proyecto en:




Aves colombianas pintadas sobre madera
18
177
0
Published:

Aves colombianas pintadas sobre madera

Desde niño he tenido un gusto enorme por la naturaleza y en especial por los animales colombianos. Ya a los 12 años llenaba cuadernos enteros con Read More
18
177
0
Published: