• Add to Collection
  • About

    About

    Ver en todas las cosas / 
de un espíritu incógnito las huellas; / 
contemplar / 
sin cesar / 
en las diáfanas noche misteriosas, / 
la santa desn… Read More
    Ver en todas las cosas / 
de un espíritu incógnito las huellas; / 
contemplar / 
sin cesar / 
en las diáfanas noche misteriosas, / 
la santa desnudez de las estrellas... / 
¡Esperar! / 
¡esperar! / 
¿qué? ¡quién sabe! tal vez una futura / 
y no soñada paz... Sereno y fuerte, / 
correr esa aventura / 
sublime y portentosa de la muerte. / 
Mientras, amarlo todo, y no amar nada, / 
sonreír cuando hay sol y cuando hay brumas; / 
cuidar de que en el áspera jornada / 
no se atrofien las alas, ni oleada / 
de cieno vil ensucie nuestras plumas. / 
Alma: tal es la orientación mejor, / 
tal es el instintivo derrotero / 
que nos muestra un lucero / 
interior. / 
Aunque nada sepamos del destino, / 
la noche a no temerlo nos convida. / 
Su alfabeto de luz, claro y divino, / 
nos dice: «ven a mí: soy el camino, / 
la verdad y la vida». / Amado Nervo // Read Less
    Published:
Semana 7, día 1.
Portentosa.
Portentosa, como la memoria que te persigue, te atormento o te alivia las penas. 
Así es la montaña por la mañana.
Semana 7, día 1
La playa indeleble 1 (18 x 25)
2018
Vía, veritas et vita

Ver en todas las cosas
de un espíritu incógnito las huellas;
contemplar
sin cesar
en las diáfanas noche misteriosas,
la santa desnudez de las estrellas...
¡Esperar!
¡esperar!
¿qué? ¡quién sabe! tal vez una futura
y no soñada paz... Sereno y fuerte,
correr esa aventura
sublime y portentosa de la muerte.
Mientras, amarlo todo, y no amar nada,
sonreír cuando hay sol y cuando hay brumas;
cuidar de que en el áspera jornada
no se atrofien las alas, ni oleada
de cieno vil ensucie nuestras plumas.
Alma: tal es la orientación mejor,
tal es el instintivo derrotero
que nos muestra un lucero
interior.
Aunque nada sepamos del destino,
la noche a no temerlo nos convida.
Su alfabeto de luz, claro y divino,
nos dice: «ven a mí: soy el camino,
la verdad y la vida».

Amado Nervo