Madrid es la región con más desigualdad infantil de toda España, según un informe de Unicef y la Fundación Tomillo. Un 33,9 % de los niños madrileños están en riesgo exclusión social.
El informe “Los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en la Comunidad de Madrid. Agenda 2030”,  realiza un análisis de la situación de los niños-as de Madrid en materia de pobreza, desigualdad, educación y protección social. Según este informe, un 33,9% de los niños de Madrid se halla en riesgo de exclusión social.

En la misma línea se pronuncia el informe “Desheredados” de Save the Children. La recuperación económica no ha contribuido a reducir la desigualdad social.
Las zonas más afectadas por la pobreza infantil se encuentran en la periferia de la capital. Los barrios del sureste, la Cañada Real, San Cristóbal de los Ángeles y Plata y Castañar en Villaverde, San Fermín y Orcasur en Usera, algunas zonas de Vallecas y la UVA de Hortaleza tienen tasas elevadas de familias por debjao de los 684 euros que marcan el umbral de la pobreza (AROPE 2017).
​​​​​​​
Familias monomarentales en riesgo
Según el informe de Save the Children “Más solas que nunca” (2015), las familias monomarentales poseen un mayor riesgo de pobreza y exclusión social, no solo por su reducido nivel de ingresos, sino por su problemática en materia de empleo, vivienda, salud y red de apoyo. La tasa de pobreza infantil de estos hogares es de un 52%, incluso aunque la madre trabaje. 
Las dificultades económicas hacen que cuatro de cada diez familias monomarentales no puedan pagar gastos de la casa, tres de cada diez haya dejado de comprar medicinas, siete de cada diez hayan reducido gastos en alimentación y que cuatro de cada diez no puedan calentar su vivienda en invierno. Cuando el núcleo familiar está encabezado por una mujer inmigrante, la precariedad laboral y los bajos ingresos agravan la situación.
Pobreza hereditaria
Los niños que crecen en situaciones de pobreza y exclusión social no disfrutan de su derecho a la igualdad de oportunidades. Un informe de Cáritas revela que 8 de cada 10 niños pobres serán adultos pobres. El informe refleja que a pesar de que en España se ha universalizado la educación, ocho de cada diez niños cuyos padres no finalizaron la EGB, no han conseguido completar la educación secundaria. Los hogares con dificultades económicas tienen una tasa más elevada de fracaso escolar.
Propuestas
Para frenar la transmisión de la pobreza de padres a hijos, Cáritas propone un aumento de la inversión en la educación, promover la atención psicológica y educativa en los servicios sociales, salud pública universal, políticas de vivienda  y desarrollo de políticas sociales.
Unicef y la Fundación Tomillo proponen un pacto para mejorar la situación de la infancia. Este pacto debe recoger medidas contra la pobreza infantil y por la inclusión social de la infancia, una prestación por hijo a cargo para las familias más vulnerables, aumentar la inversión en educación para un sistema educativo inclusivo y de calidad, promover el acogimiento familiar de los niños tutelados, y dotar de recursos la atención a niños con necesidades especiales.
Los niños invisibles
0
27
0
Published:

Los niños invisibles

0
27
0
Published:

Tools

Creative Fields