Brecha digital y alfabetización digital
La Cuarta Revolución Industrial ha llegado a las sociedades occidentales y se ha extendido por buena parte del planeta. La era digital está aquí para quedarse, transformando nuestras vidas a todos los niveles: personal, relacional, educativo y laboral y social. Los robots y la Inteligencia Artificial nos facilitarán algunas tareas, nos sustituirán en otras, y el ser humano tendrá que adaptarse a la nueva realidad.
La “brecha digital” es la distancia entre las personas que disponen de acceso a las TIC y las que no tienen esa posibilidad. De este modo, se generan desigualdades en el desarrollo de las personas, regiones y países, ya que la falta de acceso a las TIC reduce las oportunidades de conocimiento, información útil, educación, acceso a ofertas de empleo, convocatorias, cursos, trámites y otras cuestiones. La brecha digital genera nuevas formas de desigualdad y exclusión social.
Hay varios factores que condicionan la brecha digital: edad, género, lugar de residencia, recursos económicos, idioma, origen sociofamiliar, discapacidad.
Alfabetización digital
La alfabetización digital es la capacidad de acceder, gestionar, comprender y utilizar el conocimiento y la información a través de las TIC. Según la UNESCO, es el Conjunto de destrezas, conocimientos y actitudes que necesita una persona para poder desenvolverse funcionalmente en la sociedad de la Información.  

En una sociedad 2.0, como la actual, la alfabetización digital no sólo implicaría la habilidad de consumo sino también de producción del contenido. No consiste tanto en el manejo de los dispositivos electrónicos, como en el dominio de la información y el conocimiento.

Entre las ventajas de adquirir competencias digitales se encuentran una mayor capacidad de adaptarse a los cambios sociales, a las nuevas exigencias del mundo laboral, y a una sociedad que cada vez emplea más los recursos digitales para todo, desde realizar gestiones administrativas hasta desarrollar la actividad laboral, la formación, comunicación o búsqueda de empleo.

Por eso existen iniciativas para proporcionar clases a adultos mayores, mujeres o personas que pertenecen a colectivos en riesgo de exclusión.
Trabajo Social y TIC
El Trabajo Social también necesita alfabetizarse digitalmente para adaptarnos como profesionales a la era digital y a las demandas de nuestros usuarios, que progresivamente van requiriendo más el uso de las nuevas tecnologías, especialmente los jóvenes y las personas con más dificultades para desplazarse (por discapacidad, barreras geográficas, enfermedades poco comunes, dificultades de conciliación y otras razones). Como profesión, el Trabajo Social no puede ni debe quedarse atrás. Podemos y debemos conocer las TIC, y con ellas avanzar en nuevas formas y espacios de intervención social.

Brecha digital y alfabetización digital
0
13
0
Published:

Brecha digital y alfabetización digital

0
13
0
Published: