La Corte Interamericana de Derechos Humanos estableció de forma unánime que “El Estado de Costa Rica debe reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”, y lo extiende al considerar que “es necesario que los estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación".

Exigimos el acatamiento pronto del pronunciamiento de la CIDH en todos sus extremos, y que se tomen de inmediato las medidas para garantizar el acceso a todos los derechos civiles, de manera transitoria, como establece la CIDH.

¡Todos los derechos, para todas las personas!

La población LGBTI sigue siendo discriminada y esto afecta a miles de mujeres y hombres en Costa Rica. Muchos tienen a una persona que aman, añoran conformar una familia… y ya se dijeron que sí.
¡Es tiempo de que Costa Rica también diga que sí!