El castillo se cayó, el cielo de nubló y mientras los animales rugen entre el silencio, la ausencia desaparece y opaca la tenue luz del sol de octubre. La madre y sus hijas caminan por el lienzo teñido de amor, recordando que los sueños y el dolor son tan eternos cómo la luz y las sombras.

www.room181.net