En Chile hay alrededor de 300.000 personas ciegas, y más de 16 millones que no los ven, haciendo mucho más difícil su reinserción laboral.