El reto: comunicar a los autos familiares de Dodge dentro del espíritu de performance de la marca.
 
La solución: Desafiar la definición de "performance", hacer evidente que cada persona espera algo diferente de su auto. Por ejemplo: rendimiento, espacio interior, espacio de almacenamiento o seguridad. Si el auto es capaz de dárselo, eso es performance.