• Add to Collection
  • About

    About

    Proyecto fotográfico que gira en torno al concepto de otredad - “Los Otros”. Éste estará compuesto tanto de fotografías, en blanco y negro, como… Read More
    Proyecto fotográfico que gira en torno al concepto de otredad - “Los Otros”. Éste estará compuesto tanto de fotografías, en blanco y negro, como de poemas escritos por personas cercanas y por figuras reconocibles, como por ejemplo Walt Whitman, Miguel Hernández, Alfonso Vallejo, etc. otredad f. Fil. Condición de ser otro. otro, tra Del lat. alter, altĕra. adj. Dicho de una persona o de una cosa: Distinta de aquella de que se habla. [Definición: Real Academia Española] Parafraseando a Octavio Paz, se parte de la base de que la otredad es un sentimiento extraño que asalta al ser humano en la modernidad, porque éste toma conciencia de su individualidad. En algún momento, siente que vive separado de los y las demás; de que existe aquél que no es él; de que están los otros y de que hay algo más allá de lo que él pueda percibir o imaginar. Por lo tanto, la otredad no es más que la revelación de la pérdida de la unidad. Esto, para el ser humano moderno es un mal ya que éste no acepta que su individualidad sea una realidad plural y que detrás de todo ello se mantiene una vida ilógica. Así pues, yo me limito al “ver venir”. Buscaré el por qué de la inercia. Y en relación con ello, quiero indagar en las historias de la personas de a pie. Read Less
    Published:
INTRODUCCIÓN
 
Cada sociedad produce unas formas distintas de expresión artística, las cuales vienen dadas por sus exigencias y tradiciones. Pero en cualquier caso, la fuerza creativa no se acciona de una manera directa por el pensamiento, sino más bien por un impulso emotivo. Por lo tanto, los sentimientos tienen un papel relevante en la acción; no es imprescindible su entendimiento sino más bien la experiencia que adquieras con ella, al observarla.
 
En tiempos pasados, para Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, David Seymour, Ernst Haas, Dennis Stock, Inge Morath, Elliot Erwitt, Eric Hartmann… la fotografía no era solamente un móvil por el cual obtener un beneficio económico. Querían expresar, a través de las imágenes, sus propios sentimientos y sus ideas sobre el contexto en el que se encontraban. De hecho, las revoluciones del siglo XIX surgieron de las transformaciones sociales que provoca en Francia el crecimiento del capitalismo. Dicho país se encontraba en una fase donde las máquinas sustituían el trabajo manual. En tal contexto, tenderos, relojeros, drogueros y toda clase de personas que no disponían, en gran medida, más que de un pequeñísimo capital, encontraron en la fotografía el medio de autopresentación, liberación, conforme a sus condiciones tanto a nivel ideológico como económico; este proceso se basaba en la denuncia y en la creación de conciencia. Así pues, todas las formas de arte, a nivel general, revelan un proceso idéntico al desarrollo interno de las formas sociales.
 
A día de hoy, la fotografía desempeña un papel muy importante. Apenas existe actividad humana que no le conceda una utilidad, de un modo u otro. Uno de sus rasgos más destacables es la similar aceptación que recibe por parte de todas las capas sociales; es decir, es comprendida por igual en un obrero como en un funcionario del Estado; de esta manera, posee un poder político. A modo anecdótico, y siguiendo el hilo, el 15 de Junio del año 1939, un grupo de diputados propuso a la Cámara que el Estado adquiriera el invento de la fotografía y lo hiciese público; y por aquel entonces, no era indiferente saber qué partidos y grupos sociales fueron los que se preocuparon realmente por tomar causa a favor de ello.
 
~~~ ~~~ ~~~
«El taller del fotógrafo se convierte así en el almacén de accesorios de un teatro que guarda preparadas, para todo el repertorio social, las máscaras de sus personajes.»
~~~ ~~~ ~~~
NOS - OTROS 
 
IV 
«Me rodean gentes nuevas,
gentes que me acosan a preguntas...
Me llegan recuerdos de mi infancia,
de mi barrio,
de la ciudad,
de la nación;
pienso en las grandes fechas,
en los grandes sucesos,
en los grandes inventos,
en las nuevas empresas;
(…)
me preocupan los ademanes,
las atenciones,
las deudas.
Me distraen la indiferencia real o fingida de las gentes que amo, las dolencias de mis parientes, 
mis propias dolencias,
las malas acciones,
la falta y la pérdida del dinero,
el abatimiento
y la exaltación.
(…)
Todas estas cosas llegan a mí de noche y de día, entran en mi vida,
vienen y se van...
¡pero yo no soy nada de esto!
»
 
Walt Whitman, “Canto a mí mismo”.
 
 
 
Tal y como sostiene Robert E. Park, existe un proceso de transferencia cultural que viene a raíz de las migraciones humanas. En consecuencia, éstas dan lugar a modificaciones que giran en torno al orden sociocultural y político. 
Sobrevivimos entre lo efímero y lo fugitivo, lo cual es enriquecedor. Lo transitorio recibe un estatuto como tiempo y procesos sociales, como ámbito en el que explorar tipos de comportamientos, actividades, innovadores. Nos encontramos en la llamada Modernidad. 
 
~~~ ~~~ ~~~
«Vivimos en un período de individualismo y de desorganización social. Todo está en estado de agitación, todo parece que está cambiando. Parece como si la sociedad fuera una constelación de átomos
~~~ ~~~ ~~~
 
En las grandes ciudades, abunda la individualización de la persona y existe una organización social basada en los intereses racionales. Así pues, el habitante cosmopolita se caracteriza por ser distante, y por su trato artificial. Éste convertirá al dinero en el medio fundamental de la racionalización de los valores y de la sustitución de los sentimientos por los meros intereses; convirtiéndose en el mecanismo más preciso de intercambio. Este proceso, está basado en el anonimato; y esto hace que seamos completamente extraños.
Todo ello va a desembocar en el “Hobo”; aquél tipo social que representa esa continua movilidad y ese lugar desmoralizado / urbano. El vagabundo, el trabajador o trabajadora que va de acá para allá, sin patria, sin techo y sin dueño. En ese vagabundo se ha visto al hombre marginal actual. Por ejemplo, el extranjero es un ser móvil, permanece pero no llega a asentarse. Significa que no se encuentra vinculado a los otros por normas y convenciones locales; considera su relación con el resto con menos prejuicios. Es un ser desarraigado pero en el fondo, un hombre libre.
 
~~~ ~~~ ~~~
«Los grandes fundadores de la religión, los primeros poetas y filósofos, los músicos y los actores de épocas pretéritas, fueron todos grandes viajeros. Incluso hoy día, ¿acaso el inventor, el predicador de una nueva doctrina y el virtuoso, no viajan de un sitio a otro en busca de partidarios y admiradores, a pesar del inmenso y reciente desarrollo de los medios de comunicación e información?
~~~ ~~~ ~~~
No nos puede caber ninguna duda en que hay fases de transición y crisis en la vida de muchos de nosotros y nosotras que son comparables a aquellas que experimentaron los inmigrantes cuando dejaron su hogar para buscar su propia suerte, la cual les abandonó. Por ello mismo, la migración no puede ser vista como un simple movimiento de expansión; pues implica una ruptura de vínculos domésticos para sí mismos. 
Esto tiene una lectura muy positiva puesto que la civilización prospera gracias a las razas y a las culturas.
 
~~~ ~~~ ~~~
«¿Acaso hoy en los lugares superpoblados no era donde se cruzaban, ignorándose, miles de itinerarios individuales en los que subsistía algo del incierto encanto de los solares, de los terrenos baldíos y de las obras en construcción, de los andenes y de las salas de espera en donde los pasos se pierden, el encanto de todos los lugares de la casualidad y del encuentro en donde se puede experimentar furtivamente la posibilidad sostenida de la aventura, el sentimiento de que no queda más que "ver venir”?
~~~ ~~~ ~~~
Las personas que no sufren un estatismo puro, se mueven entre diversos espacios públicos. Éstos son lugares de encuentro, de comunicación, de tránsito y trance, de evasión, de alteridad y de aprendizaje. Todo ello se ve en constante transformación por las modificaciones en la organización familiar, el grado de consumo, la inversión en el uso del tiempo y el individualismo. Por lo tanto, todo es circular y veloz, como si de unos engranajes se tratase; “espacios de tránsito” / Los No Lugares.
 
Si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse en estos términos definirá un no lugar. La sobremodernidad es la productora de los no lugares, es decir, un mundo donde la vida transcurre en hospitales, en okupaciones provinciales, los clubes de vacaciones, los campos de refugiados, las barracas miserables; donde se desarrolla una apretada red de medios de transporte que son, también, espacios habitados, los supermercados, etc. Un mundo comprometido con la individualidad solitaria, al pasaje. 
Son las vías aéreas, ferroviarias, las autopistas, los habitáculos, los parques… son redes que se movilizan hacia la creación de una comunicación extraña, que pone en contacto al individuo con otra imagen que no es más que la de él mismo.
Además, por “no lugar” designamos dos realidades muy distintas pero que se complementan: por un lado, los espacios constituidos con relación a ciertos fines (comercio, ocio, etc) y la relación que los individuos mantienen con el propio espacio en sí. Si ambas realidades logran superponerse, darán lugar a un contractualidad solitaria. La mediación que establece el vínculo de los individuos con su contexto pasa por las palabras hasta llegar a los textos; es decir, somos completamente conscientes de que hay palabras que hacen imágenes, y a la inversa. Por ejemplo, ya no se atraviesan las ciudades, sino que la atención está en los carteles de éstas, los que inscriben un verdadero comentario, una señal.
 
~~~ ~~~ ~~~
 
«La gente de aquí abajo siempre nos dejamos un margen
el respeto consiste en permitir dilatarse
el sol calienta
la calle late
nuestro lenguaje
Lucía Campos
Ella es Libertad
Mayo, 2016.
 
«Llegaron a las trincheras
y dijeron firmemente:
¡Aquí echaremos raíces
antes que nadie nos eche!
Y la muerte se sintió
orgullosa de tenerles
 
Miguel Hernández, “Viento del pueblo”.
Anteriormente, en todas las ciudades francesas, y sobre todo en París, los talleres fotográficos se multiplicaban de una manera casi inalcanzable. La gente abandonaba sus oficios para adoptar el de fotógrafo, el cual prometía un éxito sin precedentes. La nueva profesión suponía salida para individuos de todo género.
A raíz de ello, la fotografía empezó a relacionarse más con la industria que con el arte. Surgieron debates entorno a esta temática ya que se origina una competencia que empieza con la extensión del oficio de fotógrafo. El artista se volvió una máquina uncida a otra máquina. 
Desembocó en la fotografía de prensa, un fenómeno de capital importante. Ésta cambió la visión de las masas; con la fotografía se abre una ventana al nuevo mundo pues al abarcar más la mirada, el mundo se encoge. Pero cierto es que también surgieron problemáticas, tales como los intereses a flor de piel por parte de la industria, los gobiernos, etc. Como eje contrario a estos entes, destaca la figura de Jacob A. Riis, el cual recurre a la fotografía como instrumento de crítica social para llegar a ilustrar las miserables condiciones de vida de los inmigrantes en los barrios bajos de Nueva York. Sus fotografías, juntas con las de Lewis W. Hine, despertaron la conciencia de los norteamericanos y suscitaron un cambio en la legislatura; por primera vez, la fotografía actúa como un arma en lucha por el mejoramiento de las capas más bajas de la sociedad.
En los diez primeros años de la fotografía, cuando sólo la ejercía un restringido número de especialistas y las dificultades de los procedimientos requerían conocimientos muy particulares, la fotografía parecía, como las artes, envuelta por el misterio de la creación. Más tarde, con la simplificación de los procedimientos que permitía que cada individuo se ejerciera fácilmente en ese terreno, la fotografía acabaría perdiendo su prestigio.
De hecho, la Iglesia también tomó su posición con respecto a la fotografía. Sostenía la idea de que “querer fijar reflejos fugaces no sólo es una imposibilidad, tal como ya han demostrado experiencias muy serias realizadas en Alemania, sino que ese querer linda con el sacrilegio. Dios creó al hombre a su imagen y ninguna máquina humana puede fijar la imagen de Dios”. Esto aumentó, aún más, la controversia que gira en torno a la esencia de la Fotografía. 
 
Pero, tras un siglo de discusiones sobre el tema al respecto, Moholy - Nagy la sitúa en su auténtico lugar afirmando que “la antigua querella entre artistas y fotógrafos a fin de decidir si la fotografía es un arte, es un problema falso. No se trata de reemplazar la pintura por la fotografía, sino de clarificar las relaciones entre la fotografía y la pintura actuales, y evidenciar que el desarrollo de medios técnicos, surgidos de la revolución industrial, han contribuido grandemente en la génesis de nuevas formas dentro de la creación óptica”. 
 
~~~ ~~~ ~~~
«Para ver la vida, para ver el mundo, ser testigo de los grandes acontecimientos, observar los rostros de los pobres y los gestos de los orgullosos; ver cosas extrañas: máquinas, ejércitos, multitudes, sombras en la jungla y en la luna; ver cosas lejanas a miles de kilómetros, cosas ocultas detrás de las paredes y en las habitaciones, cosas que llegarán a ser peligrosas, mujeres, amadas por los hombres, y muchos niños; ver y tener el placer de ver, ver y asombrarse, ver y enterarse
~~~ ~~~ ~~~
 
En esta época, cabría destacar la figura de Salomón. Éste será el primero en tentar la experiencia de fotografiar a personas sin que éstas se den cuenta. Tales imágenes serán vivas porque carecerán de pose. Así inventa la fotografía “cándida”, la foto desapercibida. De ese modo comienza el fotoperiodismo moderno. Ya no será la nitidez de la imagen la que marque su valor, sino su tema y la emoción que suscite.
«Lo peor es que te maten sin matarte, dejándote muerto por dentro,
vivo pero cadáver,
como un montón de células sin alma, sin casi piernas 
sin humor y sin astucia,
como un molusco bien informado 
con una televisión
Alfonso Vallejo, “Eternamente a cada instante”.
 
En relación con ello está la propia identidad; el ser parte de algo o de alguien. 
«La identidad es la conciencia que tiene un persona de ser ella misma. Nos da una raíz y, al tiempo, nos otorga un suelo sólido desde el que poder impulsarse. Sin identidad, el ser humano naufraga. La identidad individual se construye, en gran medida, sobre la colectiva. Por lo tanto, la persona es lo que es debido a su entorno, a su circunstancia. Pero, ¿qué ocurre cuando la identidad colectiva es confusa, contradictoria, artificial e indeterminada?»
 
«Pregoneros, 
de silencio forzado,
ese que aunque se grite,
no escucharán palaciegos.
Labriegos,
de terrenos marchitos,
esos que aunque se rieguen,
nunca darán sus frutos
Alejandro-Delacasa Del Sol Sales
«(…)
Y en esas horas malas, 
bajas, 
las líneas se diluyeron
los límites desaparecieron. 
No hay más casa que la que se porta en el interior.
Todo lo demás no tiene importancia
Las fronteras son elementos de dominación
Sal ahí fuera humano, 
anda las tierras que siempre nos acogieron
deshazte del significado impuesto
norespondoporLola
Hoy día existe un malestar en la cultura urbana / de la calle. Y partiendo de esta concepción, son varias las personas que se han hecho eco de ello. Dicho malestar puede interpretarse como un extrañamiento respecto a la ciudad determinado por la pérdida del control.
La molestia va ligada, por un lado, a la ceguera de un entorno que aún se encuentra dentro de la caverna, aquella que creó Platón. Y por otro lado, a las mentes olvidadizas que no viven la ciudad como experiencia sino como refugio; esto último da lugar a un individualismo moderno, y a su vez se ve alimentado por las llamadas “fábricas de sueños”, es decir, la publicidad, los medios de comunicación. Desembocando así es una falsa utopía.
 
~~~ ~~~ ~~~
«Al elegir una postal, el comprador se identifica un poco con el artista que la ha concebido. Mandar una postal que represente la vista de un paisaje donde uno está, es una afirmación de las propias posibilidades de poder viajar, y por lo tanto un símbolo de su estatuto social. Al escribir cosas personales, sabiendo consciente o inconscientemente que cualquiera puede leerlas, uno se da importancia saliendo del anonimato; de algún modo es como si nos publicaran. Hasta podríamos añadir un cierto exhibicionismo: el que ama, el que odia, necesita gritar su pasión a la cara del mundo entero
~~~ ~~~ ~~~
 
“La apariencia es imperativa en un tiempo en que todo se antoja simulacro.” De esta forma, la renovación de la ciudad termina por desplazar a los ciudadanos para dar cabida a turistas y consumidores. Por lo tanto, la ciudad, como expresión de un cuerpo social, político o cívico, pierde terreno frente a su concepción utilitaria como instrumento de control social.
Llevándolo al ámbito cinematográfico, un claro ejemplo de ello es el film de Luis Berlanga titulado “Bienvenido Mr Marshall”. En él, los habitantes de Villar del Río levantan un decorado de cartón-piedra y dan forma a un improvisado pueblo andaluz. Todos ellos se visten para la ocasión, y además se esfuerzan por crear un ambiente festivo; y durante la víspera del ansiado encuentro, todos y todas sueñan en una vida mejor. La ayuda proveniente del Plan Marshall colmará sus deseos… o eso creen.
La película es una muestra de cómo era la España del momento. 
 
En cualquier caso, si las instituciones verdaderamente quisieran hacer ciudad, asumiendo así el protagonismo que les corresponde en esta fase de desarrollo social, una de las tareas más necesarias vendría dada por una redefinición nítida de la idea de ciudad a la que se aspira.
 
«VIVA lo pobre e inútil,
lo astillado y polvoriento,
lo agramático también, lo inexacto y obsoleto. 
Viva lo que no responde a nada, lo abandonado y deshecho,
lo asintáctico, viejo y extraño,
lo solitario y perplejo
 
Alfonso Vallejo, “Eternamente a cada instante”.
Los invisibles
 
«Hay personas que, aunque llenas de color, sólo pueden contar sus historias en blanco y negro.
Historias de un grito mudo en su impotencia, de una mirada no vista por nadie y una risa que se ahoga en la garganta.
Son ellos, los invisibles, quiénes las viven en cada calle y en cada rincón de nuestras ciudades.
Son la soledad rodeada de gente.
Son las lágrimas olvidadas de la esperanza.
Son su libertad y su prisión.
Son el silencio de [sus] nuestras palabras
Laura Pascual Gómez
Como nos señala Zygmunt Bauman en “Vidas desperdiciadas”, una consecuencia sumamente potencial ministra de los procesos erráticos globalizadores, incontrolados. Pues, una parte considerable de los miles de millones de dólares, libras y euros que van de mano a mano proceden de fuentes criminales y están destinados a fuentes criminales. Y la mayor parte del tiempo, los poderes ni son capaces ni están dispuestos a combatir las fuerzas criminales. Por tanto, los gobiernos prefieren desatar la animosidad popular contra la pequeña delincuencia antes que entrar en batallas de las cuales, probablemente, no saldrán vivos. Buscar al Enemigo Público Número Uno entre los inmigrantes de los suburbios de Francia y los campamentos de solicitantes de asilo es considerablemente menos molesto.
 
~~~ ~~~ ~~~
«La situación económica de los ciudadanos de un Estado nación han rebasado el control de las leyes del Estado […] No hay forma de que las leyes de Brasil o de Estados Unidos establezcan que el dinero ganado en el país se gastará en el país, o el dinero ahorrado en el país se invertirá en el país […] Ahora tenemos una supraclase global que toma todas las ediciones económicas fundamentales, y las toma con absoluta independencia de los cuerpos legislativos y, a fortiori, de la voluntad de los votantes, de cualquier país dado […] La ausencia de una política global implica que los super ricos pueden operar sin tener en cuenta más intereses que los suyos propios
~~~ ~~~ ~~~
 
De ahí nace la ansiedad, debido a la dolorosa experiencia de sentirse desorientado y desgraciado, no somos los únicos; nadie tiene el mando y nadie está al tanto. La incertidumbre y la angustia nacida de ésta son los efectos principales de la globalización. En estos casos, lo máximo que pueden hacer los poderes estatales es reorientarla; desplazar dicha incertidumbre a aquellos casos en los que pueden alardear, al menos, de manejar y controlar. Es decir, por ejemplo, los refugiados.
Éstos no se encuentran atados a ningún lugar… Personifican los “espacios de flujos”, en donde hunden sus raíces la actual precariedad de la condición humana.
«Otra mirada,
Que sin ver nada, 
Nada en el todo.
(…)
Huérfanos de ánimo,
Cosiendo retales de lo que (un día)
Fue tuyo.
(…)
El tiempo observando, 
Sentado,
En un vagón que cambia con él;
NosOTROS dentro,
Impensados,
Camino al comienzo
Alba G.
Parafraseando a Bauman, las sustancias líquidas son aquellas que tienen ciertas dificultades para mantener su forma. Esto es, exactamente, lo que está ocurriendo con los sistemas que supuestamente están establecidos firmemente. Cambiaron de forma inesperadamente, sin advertencia previa.
Ahora debemos encontrar el cómo restablecer el equilibrio entre política y poder. Porque ahora la política es local y el poder es global.
Por un lado, en Estados Unidos, en España, Gran Bretaña, Alemania, Francia… están sucediendo cosas insospechadas, ahí y en todas las partes del mundo, y para colmo de la ignorancia tenemos el irritante elemento de sentirnos impotentes, de sentir que podemos hacer muy poco o nada. Por ello se llama Modernidad Líquida. Ahora la planificación del futuro desafía nuestros hábitos y costumbres. 
Actualmente, el poder está situado en lo que podríamos calificar País de Nadie; no hay reglas, no hay leyes globales, tribunales globales, ninguna representación de la voluntad del conjunto de los seres humanos…  Asimismo, está la tendencia a la individualización; ahora los individuos tienen que hallar soluciones a problemas que ellos no han causado. Más aún, el problema va in crescendo cuando no poseen los suficientes recursos que les permitan alcanzar la colectividad para hacer frente a los múltiples desafíos. Con lo cual, hay que recuperar el poder de hacer las cosas.
 
~~~ ~~~ ~~~
«La idea de tener una suerte global sobre las instituciones que deberían armonizar nuestras vidas, parece una utopía porque no hay instituciones que la sostengan, sólo hay instituciones temporales. Será un travesía larga
~~~ ~~~ ~~~
 
Llevándolo a ejemplo, en el pasado, la gente reaccionaba uniendo fuerzas, resistiendo, levantando barricadas. Ahora la preocupación es si la actual ola de despidos no me afecta a mi personalmente; yo me quedo, otros se van. Pero después de cada ronda de despedidos, toda la gente que queda momentáneamente a salvo, tiene más miedo que antes.
«Para hablar de justicia
hace falta vivir en plata
y ni aun así caben palabras
que los gestos no derroquen
 
hablar puede ser gesto
pero llegar no es cosa fácil
-y menos mal-
 
pues hablar de bien e incorrecto
es un bulo si no hay nombres
‘lo que se debe’ no es un hecho
es lo que una puede lo que vale
Lucía Campos
«El supurar de unos labios
el frío en las manos
el sudor de Horacio Oliveira
el llanto
un piano en las calles de la guerra
el salitre seco de Hemingway
la belleza callejera
 
cuando a paso se abraza
el sentido oculto
el calor oscuro
al desollarse las piernas
el mundo se relaja
(…)
vivir es entonces
como tomar la insoportable consciencia
de cuánto somos lo que perdemos
Lucía Campos
- - - - - - - - -   - - - - - - - - -   - - - - - - - - -   - - - - - - - - -   - - - - - - - - -   - - - - - - - - -   - - - - - - - - -
 
A lo largo de este trabajo, hemos ido analizando casos concretos que ejemplifican el concepto de “Otredad.”. Llevándolo a nuestros días nos encontramos con la masificación de personas obligadas a salir de sus hogares, es decir apátridas o, mediáticamente llamados, refugiados/as.
 
Supuestamente, la agencia de la ONU brinda protección internacional a los y las refugiadas, pero ésta ha ido transformándose substancialmente. El incremento de los desplazamientos globales ha llevado a muchos países a vincular el asilo y la protección de los refugiados a cuestiones relacionadas con la seguridad o las migraciones internacionales, concretamente con la inmigración irregular. 
Uno de los principales desafíos para la acción humanitaria es la búsqueda de ubicación para los refugiados en zonas urbanas. La consecuencia de ello es que ejerce una presión sobre los recursos locales y aumenta, a su vez, la posibilidad de provocar tensión social. 
 
Una evaluación de la situación en los diversos continentes revela la existencia de situaciones muy precarias, y con un acceso excesivamente limitado a los servicios básicos y a la protección. Asimismo, son muy pocas las personas que disponen de los documentos de identidad necesarios para acceder a los servicios públicos. Es probable, además, que las personas que solicitan asilo se vean, de alguna manera, excluidas de los mercados laborales, lo cual les obligará a trabajar en la economía sumergida. 
 
Todo esto muestra que la comunidad internacional aún tiene una largo camino por recorrer en cuanto al respeto de los derechos humanos, y en consecuencia de los derechos económicos y sociales dirigidos a erradicar la pobreza, la injusticia y la discriminación que provoca la búsqueda de un refugio.
«Qué significo
al ser
sin
ser visto
 
Qué digo
si nadie
me 
escucha
 
si el vuelo
de esas
alas
suenan más 
que
mis lágrimas
 
si vine
a ser
y
sin mí
no existo
 
María Turreira
Ahora de pueblo en pueblo
 
«Ahora de pueblo en pueblo
errando por la vida,
luego de mundo en mundo errando por el cielo
lo mismo que esa estrella fugitiva.
¿Después?… Después…
ya lo dirá esa estrella misma, 
esa estrella romera
que es la mía, esa estrella que corre por el cielo sin albergue
como yo por la vida
León Felipe
 
 
CONCLUSIÓN 
 
He estado en la calle día sí y día también, y he podido contemplar todo lo que en ella ocurre.
He sentido que hay una frontera, más mental que física, entre las personas que obedecen, o que podemos categorizar dentro de esa supuesta “Sociedad Real” y, por el contrario, las personas en riesgo de exclusión social, los y las inmigrantes, las personas vulnerables mentalmente, etc. 
En palabras de Octavio Paz, reconocer la existencia de mi semejante, de la presencia que me permite tomar conciencia de mi individualidad, toparme de frente con el extraño, me hace descubrirme a mi mismo.  
Por lo tanto, la aceptación de la imperfección del ser humano abriéndose así al otro, hacia la unión, que lo observa de una manera natural, siempre ha estado dentro de él.
 
 
 
«Ciegamente reclama duración el alma arbitraria
cuando la tiene asegurada en vidas ajenas,
cuando tú mismo eres el espejo y la réplica
de quienes no alcanzaron tu tiempo
y otros serán (y son) tu inmortalidad en la tierra
Jorge Luis Borges
Proyecto dedicado a Merci, Claudio y Tania.
A Emilio Martínez, por su ayuda incondicional.
A Lucía Campos, María Turreira, Alba G, Aitana González, Laura Campos y Alejandro-Delacasa Del Sol Sales por sus ganas y sus textos.
A Mario Garzía, Magec, Álvaro Afonso, Jose, Samuel Hernández, Juanma y Sabina.
A Blanca y a Álvar.
A Inés.
A Pilar Boadicea.
A Borja Picó.
A Julia. 
A Rosario, Libertad, Jony, Mamadou y Ángel por estar ahí, convertidos en fotogramas.
Y, sobre todo, a todas esas personas desapercibidas. Mucho amor.