En la ciudad
Photography and poetry around our daily life in the city
Hola a todos,
Por fin está disponible “En la ciudad”, un proyecto de colaboración fotográfica con la poesía de Roberto R. Antúnez, que intenta plasmar momentos y vivencias en la urbe, entendida como concepto aglutinador y transformador de nuestras vidas.
Se trata de una cuidada edición en tapa dura de 64 páginas en papel arte, que se puede ver y adquirir online para que te llegue cómodamente a tu casa.

Benigno Bollo
______________

Hi everybody, It’s finally available for purchase online “En la ciudad”, a collaborative photo-poetry publication with Roberto R. Antúnez, who tries to capture moments and experiences in the city, understood as a unifying concept and transforming power of our lives.
This is a carefully edited hardcover 64-page book, that can be viewed and purchased online to get it comfortably at your home.

Regards
Benigno Bollo
Ella
acabará resolviendo
nuestro miedo
a no dilucidar la belleza de la lluvia.
Nadie va a llamar. Y lo Sabes…
Tus ojos en blanco
conducen
al silencio
de los barrancos.
La muerte viste un traje de colores
es la encrucijada de la siesta
y de las hadas que han perdido su sombra.
 “When you were young”
gritaban
los bolcheviques
en la tarde
que Kafka salió a nadar.
El tiempo me inculpa en reyertas sombrías
en tu sexo.
El espejo
me achaca
nostalgias que no son mías.
El lenguaje
conduce
a la orilla
del amor,
a una Babel
de patios vecinales
infinitos. Estiércol
húmedo su corazón pensado…
La lágrima
no era
no es
no será
un ojo pálido
bajo la lluvia.
La muerte crece
bajo las alfombras
entre el hálito negro
de las carnicerías.
Una mujer
que camina
encerrada en un dado de cristal.
La vida que calla y calla
(perdidos en el aullido del ser).
Entra
al jardín de las delicias. No tengas miedo.
Una palada de arena y jazmín
en el rostro de la sombra.
Entra a morder las viejas costuras
de la luz
marchándote cada día quedándote cada noche.
Solipsismo: tú eres tú, yo soy yo…
Los otros y sus alaridos,
la falacia perversa de los sentidos.
La galerna y el amor
abriendo pasillos vacíos
en el aire, así callada
y desnuda en la miel ociosa
de su última vez.
Me importan
los pies que odian los zapatos
y la tragedia del “insert coin”.

Me importa
el vaso turbio
donde se gestan
las algaradas sin gente.
Se marcha. Se apaga el fuego
en el lado
salvaje de la ciudad.
La dejaste ir
con el corazón lluvioso
escurriéndosele
entre las manos.
Y lo peor de todo,
que no te importó.
¿Se puede escribir sobre la Nada?
Es un lacerado miembro
mi dedo
quien esculpe
la risa del muerto
en su caja de estruendos sordos.
Jamás por siempre
la melodía…