Add to Collection
About

About

A sci-fi novel, with a entire background on grapich design.
Published:
fragment of
F.I.D.E.N.~ Inedit graphic novel ~Sci-FiPaules Quinea All rights reserved
Frag. 6 Acto. 1
~
En las instalacionesde Biotix, Áron ha sido inyectado con vertruth, la mas moderna droga de laverdad, aunque esta sustancia es ilegal, siendo los procesos de Biotix yestando dentro de la misma, no existe la misma Constitución, a pesar de todo Áronsigue repitiendo la misma frase una y otra vez “No lo recuerdo” “No lo hice” yel guardia Eos se ha hartado y comienza a ponerse muy violento.
—Maldito mocoso, sieres experimento de Nü-génesis tal vez seas inmune al vertruth, he visto mañassecretas de tipos como tú, pero yo sé que mataste a un ser humano; ¡A tu propio hermano!, y si te tengoque torturar, lo haré; ya estoy perdiendo mucho tiempo contigo —Sacó de una desus bolsas del pantalón un artefacto algo viejo, y junto con él, unasterminales adheribles, como los sensores en terapia intensiva, se los colocó en lapunta de los dedos índice y se quito sus guantes. —Te voy a dar una paliza quete hará recordar lo que hiciste, y no te molestes por gritar, este aparato dejaque sientas dolor sin que puedas reaccionarcon gritos y pataletas —Áron sintió miedo junto con una cubetada deinjusticia; él estaba seguro de no poder recordar nada, pero el guardia Eosestaba convencido de sus métodos y se preparó para la lluvia de golpes, Áron pujóhacia sus adentro y cerró los ojos en una mueca. 
Un sonido hueco se escucho enla pequeña habitación; la cabeza de Áron oscilaba, siguió otro mas en elestomago, y Áron sintió que se ahogaba. No lo podía creer, ¿Cómo era posible?que le dolía tanto pero no podía hacer nada, ni siquiera gemir, o saborearse lasangre; ese sabor a fierro en su boca. El miedo comenzó a crecer, nunca habíasentido esa intensidad de dolor, apenas cumpliría 10 años, y en su escaso tiempode vida no sufrió ningún tipo de violencia. La camiseta blanca con el logotipode Biotix estaba muy sucia y húmeda de saliva y sangre, de asco eincertidumbre.
—Seguro que todavíano lo recuerdas, así que te daré otra pista…
—No lo creo, guardia Eos —dijo la doctora Hannah de forma tranquila, aunque ardiendo en cólera por dentro, al irrumpír en la habitación —. De él me encargo yo...

***