• Add to Collection
  • Tools Used
  • About

    About

    El hombre y su hecho han marcado para siempre el desarrollo del mundo. Desde las necesidades primarias de alimento, cobijo, y reproducción hasta … Read More
    El hombre y su hecho han marcado para siempre el desarrollo del mundo. Desde las necesidades primarias de alimento, cobijo, y reproducción hasta los ideales y ambiciones de transcendencia, el planeta ha convivido con la incansable necesidad intervencionista de su especie más prolífica y egocéntrica. En las grandes obras de la arquitectura y el arte, hasta en las soluciones temporales de resguardo y estabilidad, toda acción humana viene siempre motivada por un sentimiento o una emoción. El hecho humano es, por siempre, la resultante de la acción y la inspiración, y es la musa matriz que acciona este torrente activo y en constante ebullición. Enamorarse y fundar un hogar ha dado lugar a la construcción de bastos imperios, la fe en un dios genera el desarrollo de sociedades plenas, algunas de las cuales han visto nacimiento y ocaso de sus creencias. La conquista de lo desconocido y/o lo inalcanzable tiene a menudo el combustible de querer aliviar una pena, curar una dolencia o dar esperanza. Desde su invención, el acero galvanizado ha sido medio e ingrediente de las obras del hombre, y por siempre testigo silencioso de la chispa creadora, del sentimiento profundo y de la necesidad ancestral de marcar diferencia. Read Less
    Published: