user's avatar
PFC. Reciclaje de estructuras urbanas
Proyecto Fin de Carrera, ETSAM, junio de 2015.
Reciclaje de estructuras urbanas.
Ampliación Bº de la Concepción, Madrid.
RECICLAJE URBANO
 
Reducir: acciones para reducir la producción de objetos susceptibles de convertirse en residuos.
Reutilizar: acciones que permiten el volver a usar un determinado producto para darle una segunda vida, con el mismo uso u otro diferente.
Reciclar: el conjunto de operaciones de recogida y tratamiento de residuos que permiten reintroducirlos en un ciclo de vida.
 
Se propone trabajar en la ampliación del barrio de la Concepción de Madrid, con la rehabilitación urbana de los bloques de vivienda que hay en la actualidad y con el diseño de los criterios de transformación de estos edificios de viviendas, los servicios colectivos y el entorno urbano próximo.
El objetivo último del proyecto es encontrar una solución a la obsolescencia de estas viviendas que logre un equilibrio entre los objetivos de la propia ciudad y sus ciudadanos, reactivándose el nuevo ciclo urbano.
situación del barrio ANTES y DESPUÉS de la propuesta
INTERVENCIÓN MULTIESCALAR 
 
Se trata de relacionar unidades a diversas escalas de habitabilidad para definir entornos habitables completos y complejos.
Se trabaja en tres escalas:
-Una escala individual y privada, donde se agrupan los diferentes individuos de un mismo núcleo convivencional.
-Una escala intermedia, a nivel comunitario, que comparten varias unidades de un mismo grupo convivencional.
-Una escala mayor, a nivel de barrio, situada en la planta baja y en los espacios interbloque, donde conviven todos los grupos.
 
Estas tres escalas están, a su vez, divididas mediante equipamientos específicos para cada una pero accesibles a todos.
Se superponen actividades diversas, producto de la capacidad de este lugar de concentrar procesos económicos o sociales, creando agrupaciones basadas en el uso y protección discontinua del territorio.
Se ocupa y ordena el espacio a partir de un sistema de movilidad basado en el recorrido de dichas actividades funcionales, que garantice la accesibilidad a cualquiera de ellas.
Se fomenta la diversidad funcional para crear diversidad social.
Se desarrolla un sistema que permite a unidades habitacionales un equilibrio entre los recursos que aportan y los que toman de dicho sistema. La capacidad de compartir y almacenar recursos de las pequeñas entidades como viviendas, edificios o barrios crearía nuevos sistemas económicos basados en el intercambio.
En definitiva, se fomenta un sistema distribuido para generar y compartir recursos, superando los sistemas tradicionales centralizados propios de la era industrial.
 
EL BLOQUE DE VIVIENDAS COMO CONDENSADOR SOCIAL
 
Para proponer otro bloque de viviendas, se debe partir de la idea de que la casa no es ya una unidad compacta dentro del edificio; se trataría, en cambio, de idear bloques que permitan dispersar la casa por él. Este concepto de casa dispersa ya fue planteada por Gerardo Ragone en Case piccole e grandi città, en 1988. Ragone define como casa diffusa una casa compuesta de piezas dispersas en el territorio, de acuerdo con el estilo de vida del individuo. Una casa abierta, que reconoce que la actividad doméstica ya no se corresponde con los límites de la casa, sino que se extiende al estudio, al despacho, al taller, al apartamento de los hijos mayores, etc. Desde este punto de vista, la Unidad de Habitación de Marsella era un aglutinante de casas difusas, ya que cada apartamento tenía unas extensiones como son las habitaciones independientes para visitas o la guardería.
La idea motriz podría ser reformular el concepto de condensador social de una manera distinta, reuniendo personas o grupos con nuevos vínculos familiares en lugar de unidades familiares compactas. Algunas piezas pueden estar dispersas por el edificio sin tener que conformar una casa compacta, aunque para ello ésta ha de disponer del equipamiento necesario que garantiza una cierta autonomía, como se ha hecho en la propuesta.
LA ESTRUCTURA PORTANTE
 
El entramado estructural original pasa a ser absorbido por los elementos del nuevo interior experimental. Las células agregables pasan a ser elementos autorresistentes  que pueden soportarse apilados en dicho entramado. El sistema soporte, aunque vinculable a la organización de la propuesta, no es determinante en esta concepción del edificio.
La búsqueda formal surge del reconocimiento de los potenciales que existen en diferenciar una geometría dada, en este caso la propia estructura del bloque, y otra que se superpone a ella y que responde a las necesidades funcionales de la propuesta. Cada espacio tiene un potencial de forma relacionado con su implantación, su estructura o su función, alejándose de la forma prismática del bloque original, pero apoyándose en su trama.
estructuras original y propuesta
LA VIVIENDA: desencuentro entre los usuarios y el diseño de sus viviendas actuales
 
Las viviendas construidas en los años 50 para la ampliación del barrio de la Concepción fueron diseñadas para las necesidades específicas de una familia nuclear con n hijos, que viven según las costumbres de la primera mitad del siglo XX: una jerarquía clara, la mujer en casa, un concepto reducido y rígido de lo doméstico, etc. Sin embargo, más de la mitad de los habitantes de este barrio no cumplen dichas características, por lo que están viviendo en casas diseñadas para otros.
 
Esta discordancia entre la producción de viviendas y la demanda de los usuarios produce desajustes en la forma de vida de los habitantes, inadaptación a los momentos concretos de nuestra cambiante vida, gastos en readaptaciones de los espacios de vivienda, etc.
 
Es necesario una mayor variedad tipológica, tanto en la célula habitacional como en los equipamientos que la complementan, llevándose a cabo, para ello, un estudio más profundo sobre los usuarios reales del barrio.
Cada individuo dispone como espacio propio la suma de su espacio individual más su espacio colectivo. En una secuencia de plantas se pueden definir diferentes recursos a compartir que no produzcan incompatibilidades entre personas, agrupándose dichas funciones compartidas según las tipologías colindantes, pero accesibles a todos. Cada planta funciona como una gran vivienda que tiene un espacio compartido accesible desde cada espacio privado.
 
 
Si el modo de habitar influye en la forma de la casa y en la autonomía de sus piezas, ahora es el bloque (que tradicionalmente se ha concebido como agregación de viviendas) el que puede repensarse a partir de la lógica interna de éstas, establecida por su vinculación con el individuo o con las relaciones entre ellos. Son ellos los que determinan la forma, la extensión y el grado de dispersión de las piezas de la casa. Los usuarios son la casa.
 
Se propone una organización abierta de las unidades habitacionales, permitiendo múltiples configuraciones dentro de un mismo edificio, para permitir que cada vivienda sea tan diferente como las personas que la habitan. Dicha vivienda, prolonga su espacio a otra zona de usos compartidos por varias unidades.
  
Sobre una superficie S total del bloque en cuestión en la que se quieren implantar N número de actividades, los dos extremos posibles de ocupación serían tener una única concentración donde las N actividades convivieran creando una población y gestionando un único sistema, o bien crear N unidades de superficie S/N. Entre esos dos extremos, se va ocupando el bloque según las características y necesidades espaciales que se requiera en cada división convivencional.
  
Se trata de una precipitación funcional de actividades en el interior de un macizo construido. Cualquier construcción en el territorio surge a partir de la cristalización de deseos de personas u organizaciones para transformar aquel lugar con nuevas actividades. Así, mediante la propuesta, se produce de forma instantánea una acumulación discontinua de material, resultado de la colaboración de múltiples agentes que producen un proceso de cristalización artificial creándose un nuevo sistema.
topología de células de vivienda ANTES y DESPUÉS de la propuesta
Teniendo en cuenta los datos sobre los núcleos convivencionales en el barrio de la Concepción, que van a ser los usuarios de las nuevas viviendas, se definen los porcentajes de cada agrupación dentro del bloque, así como su morfología y sus usos compartidos:
 
Vivienda+asistencia (42%): se trata de una célula autónoma, que adapta su superficie según el número de ocupantes, para núcleos familiares o para profesionales, con unos servicios compartidos al otro lado del espacio privado asistenciales para niños y adolescentes en el caso familiar y para profesionales y estudiantes en su caso.
Los núcleos compatibles son: individuos, parejas, núcleos familiares, jubilados, profesionales y estudiantes y aves de paso.
Las funciones compartidas son: estudio/lectura, juegos, cuentacuentos, estimulación de bebés, cunas, reunión, descanso, juegos infantiles, almacenamiento y coworking.
 
Casi-independiente (29%): las células cuentan con todos los servicios dentro del espacio privado y la superficie se adapta al número de ocupantes. El espacio compartido se desarrolla como pequeñas zonas sin un uso específico. 
Los núcleos compatibles son: individuos, parejas, núcleos familiares y aves de paso.
Las funciones compartidas son de uso libre.
 
Cohousing (12%): las células, aunque siguen siendo autónomas, se reducen al mínimo y comparten con las demás grandes zonas de servicios que favorecen el intercambio de recursos y la interacción.
Los núcleos compatibles son: individuos, parejas, jubilados, profesionales y estudiantes y aves de paso.
Las funciones compartidas son: estudio/lectura, comedor, coworking, juegos, reunión, almacenamiento, audiovisuales, ejercicio, espacio libre y la ropa.
 
Vivienda mínima (12%): la célula se reduce para configurar un espacio privado autónomo, práctico y multiusos. El espacio compartido también se reduce y no se especifica su función.
Los núcleos compatibles son: individuos, parejas y aves de paso.
Las funciones compartidas son de uso libre.
 
Comuna (5%): se conforma como un gran espacio común donde convivir y relacionarse con todas las funciones compartidas y, dentro de él, hay pequeños espacios privados de aislamiento.
Los núcleos compatibles son: individuos, parejas, jubilados, profesionales y estudiantes y aves de paso.
Las funciones compartidas (dentro del propio espacio privado) son: estudio/lectura, bicis, reunión, coworking, comedor, ropa, descanso y uso libre.
CONCLUSIONES 
 
Los principales cambios en los núcleos convivencionales son:
   -La pluralización en los modos de convivencia
   -La reducción del tamaño medio de los hogares
   -El hogar compartido
 
Las principales demandas de los usuarios son:
   -Aumento de la responsabilidad energética y eficiente
   -Demanda creativa y experimental en la vivienda
   -Necesidades multifuncionales y versátiles
   -Dispositivos interactivos y participativos
   -Dispositivos intuitivos
 
Las estrategias a seguir son: 
   -Hacer un espacio doméstico para el habitante: llevar a cabo una metodología de investigación sociológica para determinar las necesidades insatisfechas del usuario y su implementación evidenciando la demanda.
   -Implantar equipamientos específicos: configurar equipamientos diseñados para necesidades específicas, para su implementación y para evidenciar la diferencia.
   -Utilizar estrategias borrosas: usar herramientas para producir viviendas no específicas. Edificios soporte, abiertos, modificables, formas de vida dinámicas.
LA CÉLULA HABITACIONAL
 
Las funciones propias de las viviendas como son dormir, comer, cocinar, lavarse, almacenar, lavar, privacidad, etc., se organizan en torno a objetos específicos: textiles, mobiliario efímero, módulos habitacionales, módulo cocina, módulo baño y luminarias. Estos objetos son versátiles y cinéticos, favoreciendo la multifuncionalidad, la eficiencia para cada uso y el intercambio con los demás usuarios. Todas las viviendas disponen de estos objetos básicos, pero además, cada grupo convivencional comparte recursos en los espacios comunes con otras viviendas de acuerdo a sus necesidades específicas. Como resultado, las viviendas establecen relaciones dinámicas entre sus habitantes, pero también con los de otras viviendas.
vista interior de una célula de vivienda / diagrama de movimientos diarios dentro de la célula
Al aumentar la complejidad en las nuevas formas de habitar, las proposiciones precisas pierden significado y las propuestas significativas pierden precisión. Lo que se propone en las nuevas viviendas, para dar respuesta a los nuevos sistemas sociales, son estructuras imprecisas capaces de absorber situaciones impredecibles de nuestro modo de vida cambiante. Las necesidades específicas se manifiestan al otro lado de este espacio privado mediante las funciones compartidas personalizadas para cada grupo convivencional.
Las estrategias borrosas permiten que el problema busque su solución y además crean laboratorios dinámicos que nos permiten analizar respuestas reales.
 
En definitiva, la propuesta, en todas sus escalas, intenta dar respuesta a la evolución constante de nuestra sociedad dejando constancia de que lo único que permanece es el cambio. 
PFC. RECICLAJE DE ESTRUCTURAS URBANAS EN LA AMPLIACIÓN DEL Bº DE LA CONCEPCIÓN, MADRID.
PFC. Reciclaje de estructuras urbanas
4
336
0
Published:

PFC. Reciclaje de estructuras urbanas

Proyecto Final de Carrera para la convocatoria de junio de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, sobre reciclaje urbano en la am Read More
4
336
0
Published: