• Add to Collection
  • About

    About

    Descripción gráfica y emocional de un juguete.
    Published:
"LA PATI"
La Pati era una muñeca que tuve durante mi infancia, ella no fue la muñeca más linda que tuve, pero si a la que más quise. Me la regaló mi abuela, era una muñeca que antiguamente había sido de mi tía, ella estuvo tirada y abandonada durante años en el patio, hasta que un día la encontré entre un montón de cachureos y decidí adoptarla.
 
La Pati tenía su cuerpo de algodón y sus extremidades de goma, no tenía pelo, pero eso no me importó, le faltaban dedos de las manos y pies, pero tampoco me importó, lo que me gustó de ella fueron sus ojos azules y redondos con sus mejillas gorditas. De inmediato sentí que algo me ligaba a ella, a no dejarla ahí tirada, sino más bien cuidarla. 
 
Lo primero que hizo mi abuela fue lavarla y ponerle un vestidito, yo la seguí en todo momento. Hasta que me la pasó y ya se veía un poco más bonita. No sé porqué creo que mi abuela también sintió que esta muñeca sería importante para mí, cuando me la pasó, ella me dijo: “cuídala”. Era la muñeca más destartalada que me habían dado y aún así ella me dijo que la cuidara… después como que sentía pena por la Pati de que le faltaran deditos y me enojé con mi tía de que se los hubiese mordido cuando le pertenecía.
Me molestaba que vieran a la Pati con esas miradas feas como diciendo: “Que muñeca más horrenda…”, por eso decidí ponerle calcetines en los pies y manos, así no se burlarían de su falta de dedos. También le pedí a mi abuela que le hiciera un gorrito de lana para que no se viera su cabeza sin pelos.
 
La Pati era muy chora, ya después como que tenía personalidad propia, la gente se acostumbró tanto a verme con ella para todos lados, que cuando salía y la dejaba en casa las personas me preguntaban por ella, que como estaba y que porque no andaba conmigo.
 
Fue mi muñeca preferida durante años sin importar cuantas otras tuviera o me regalaran: podían ser más bonitas, más nuevas, pero a la Pati nunca nadie la reemplazó.