• Add to Collection
  • About

    About

    La idea, al principio, era entrar al hotel y tener sexo. Nada más. Nada menos. Sin embargo, y maldita la hora en que se entrometió, apareció una … Read More
    La idea, al principio, era entrar al hotel y tener sexo. Nada más. Nada menos. Sin embargo, y maldita la hora en que se entrometió, apareció una cámara. Las poses, los vestidos y los gestos se trasladaron, no frente al espejo, sino frente a una máquina que disparaba y decía dame más. Read Less
    Published: