Como si fuera con un último suspiro, pasa de largo,
aferrándose a la única existencia que le queda... resoplando con fuerza, 
con un andar casi taciturno, meditabundo y viendo pasar las horas...
poco tiempo queda ya, se consume entre óxido y neblina...