POEMA I
Mis raíces
A mi aldea.




Mis raíces

Tengo en ti mis raíces arraigadas,
Doroña, y no soy ninguna cosa
más que uno con tus tierras arboladas.

Formo parte de ti como esa rosa
que un día te planté: te formo parte,
valle, aldea mía y luminosa.

Soy tu sangre y tu boca, tu estandarte.
Tranquila, tierra tranquila y olvidada,
que ya me encargo yo de recordarte.

Tierra en amor y horizonte empapada,
eterno atardecer de terciopelo,
tierra en infancia y en madera tallada.

Te llevo en la mirada como un velo.
Empuño mis cabañas, tus tractores,
los cuentos de piratas de mi abuelo.

A donde yo voy, voy con tus colores
en la frente: os traigo cubierta esta
memoria con sus prados y sus flores.

Y la vida me arranca de ti y cuesta.
Me voy con mis abuelos en los ojos
y en mi recuerdo su sonrisa puesta.

Pero fuera de ti solo hay rastrojos,
tierra pura, en donde la mentira
retrocede y se esconde entre matojos.

Fuera de ti, el corazón me tira.
Me tiran del corazón tus raíces,
prado adentro, raíz a raíz, mira.

Y cedo ante ti, ante mis raíces,
y con las alas alegres regreso
y el alma rebosante en cicatrices.

Y ya no me voy nunca, como un beso.
No quiero cementerio triste y nada,
no quiero gris y muerte: no quiero eso.

Quiero entre raíces subir por cada
uno de tus prados, vestido de flor,
y bañarme en pura noche estrellada.

Quiero probar por su origen el sabor
de tus frutas y tu vino y de tu pan
y ser tu arroyo y su espuma y su rumor.

A través de mis huesos de niño irán
cantando para siempre los manzanos
que con mi abuela abrazaba y sonreirán.

Viviré para siempre en tus veranos
y seré pájaros por los molinos
donde tanto jugué con mis hermanos.

De ti vengo y voy a ti por los caminos.
POEMAS
18
105
0
Published:
user's avatar
Gabriel Rivas

POEMAS

18
105
0
Published: