Showcase & Discover Creative Work Sign Up For Free
Hiring Talent? Post a Job

Bēhance

Solve et Coagula

  • 5679
  • 814
  • 63
  • Solve et Coagula
     
    Podemos reafirmarnos en nuestras creencias y luchar por ellas, identificándonos como si formaran parte de nosotros mismos, o dejarlas ir, soltarlas, liberarnos de la carga de nuestras propias ideas, para comprobar qué queda de todo eso.
    Por lo que yo sé, somos algo más que nuestras ideas y nuestras creencias. Ellas reflejan lo que somos ante los demás y ante nosotros mismos. Somos una calidad, somos una esencia trabajada durante milenios o miles de milenios. Y el reflejo de esa calidad de esa esencia conforma una personalidad, unas creencias y unas ideas. Si barremos del campo de nuestra perpepción las ideas y las crencias, y todo lo que somos, queda la esencia, esa sustancia inmortal e inatacable, ni siquiera por nosotros mismos, que trasciende tiempo y espacio y permance después de todas las propias batallas.
    Hay momentos de incredulidad, de duda, en la vida de todos nosotros. La mejor cura para esa incredulidad es barrer con todo aquello de lo que se duda. No pasa nada, unos momentos después, reaparece lo que tenía verdadera sustancia, como el Ave Fénix de sus cenizas, y volvemos a una sabrosa tranquilidad, sabedores de que aquello que somos permanece siempre.

    Si nos empecinamos en una lucha sin cuartel defendiendo las ideas y las creencias, nos mantenemos en un campo de batalla ficticio, sin inicio ni fin, y en el que la angustia es la dueña y señora del curso de la lucha. Nada mejor que ponernos a prueba a nosotros mismos, tener el coraje desoltar, dejar ir, todo aquello que nos jala de las ropas, en su desesperacion por no caer en el oscuro vacío de la nada. La libertad, el amor y la luz, nos dan alas para permanecer en la calma propia del alma humana, indestructible y eterna.

    Limpiar y renovar. Solve et coagula, conocida frase de la alquimia medieval, en la que se quiere decir que nada nuevo se puede construir si antes no hacemos sitio, deshaciendo lo viejo. Por eso, no temamos estos tiempos del proceso de "solve", "disuelve", en los que se está haciendo sitio a lo que espera por venir (y porvenir).