Showcase & Discover Creative Work Sign Up For Free
Hiring Talent? Post a Job

Bēhance

  •  
    "Diana y Juan quizás no lo sepan pero comparten la vida del Emperador Seinei, que gobernó Japón en el siglo V. Seinei pudo haber tenido los ojos del color de Diana y Juan: violeta, a veces amapola. Como él, Diana y Juan han tenido el pelo blanco desde el nacimiento. Nadie sabe qué secreta habilidad, cuál de sus sentidos se agudizó a medida que crecía, lo cierto es que Seinei accedió al trono por encima de su hermano, el príncipe Hoshikawa. Nosotros sabemos que Diana tiene una memoria prodigiosa, que el oído de Juan percibe la música sin asperezas, casi que pura. El Emperador Seinei no tuvo hijos. Diana y Juan son novios. Lo sabemos por los retratos que Alejandra Quintero les tomó en un apartamento del centro de Bogotá.
    Esa tarde la joven fotógrafa logró lo que para muchos lleva años de práctica: tocar el alma de su modelo como se debe meter la mano a un estanque de agua limpia: despacio, sin enturbiarla, con la esperanza de participar de su belleza. Y así, como la mano al salir del estanque no se olvida de la serenidad del agua, de su franqueza, nosotros, después de ver los retratos de Quintero, nos iremos con el recuerdo de la blancura perfecta de Diana y Juan".

    Andres Felipe Solano
     


    "Existe un compartimiento secreto en toda persona, un lugar insospechado, arcano, donde quizás resida la almendra de la existencia. Ese lugar generalmente es inexpugnable; opaco a cualquier intento de registro. Es la porción que cada cual se reserva para sí y que los buenos fotógrafos tratan de sacar a la luz. En las fotos de Alejandra Quintero dicho reducto es tomado por asalto. La verdadera naturaleza de quienes posan frente a ella queda expuesta, y, en este caso, sobreexpuesta"

    Antonio Garcia Angel



    "Ansel Adams, ese gran fotógrafo estadounidense, dijo una vez que la fotografía no es un accidente sino un concepto. Viendo estos retratos de Alejandra Quintero uno entiende aquella vieja definición. No es que Alejandra esté parada casualmente en un punto en el que suceden cosas extraordinarias. Ella se arrima a la misma realidad que a los demás nos parece de rutina, pero con su manera de abordarla – creativa, transgresora – la descubre grandiosa y la hace trascender. En sus retratos, además, hay una carga de emoción que nos sobrecoge".

    Alberto Salcedo Ramos



    "Pasa por su lente el viento, que se detiene en cabellos blancos... Nunca habia visto que la transparencia del aire se pudiera fotografiar, y hace parte de estas imagenes, que tambien dejan ver un poquito del color de su alma...Alejandra no toma fotos,crea retratos".

    Julio Sanchez Cristo



    "Blanco que te quiero blanco. Blanco viento, blanco ramas."

    Margarita Posada